La activista Saily González Velázquez, coordinadora del grupo Archipiélago, denunció a través de una transmisión en vivo en Facebook que este 20 de noviembre fue secuestrada por la Seguridad del Estado en Santa Clara, provincia Villa Clara.

«Sobre las 2:00 p.m. iba a llevarle unas medicinas a mi suegra y a encontrarme con unos amigos, acá en Santa Clara, pensando que ya no tenía vigilancia. Cuando llego a la parada se me presentan dos personas, sin identificarse, vestidos de civil y me dicen que los tenía que acompañar. Mientras íbamos caminando hacia el vehículo me dijeron que les entregara el teléfono. Yo les dije que me permitieran apagarlo y me dijeron que no, cuando me monté al vehículo intenté apagarlo, la persona que se montó detrás de mí intentó forcejear, le decían “quítaselo”. Después del forcejeo me lo quitaron», dijo.

“Estas personas me secuestraron, no me dijeron para dónde me iban a llevar, me dijeron que me callara, me hablaron de forma muy violenta, tres hombres vestidos de civil”. Luego contó que fue trasladada a un lugar llamado “La Bloquera”, ubicado en la circunvalación de Santa Clara.

“Yo les pregunté que si no les daba vergüenza secuestrar a una persona. Luego se aparecieron dos hombres más. Estas personas nunca quisieron identificarse. No eran más que agentes de la Seguridad del Estado en un acto intimidatorio, coercitivo, violatorio de los derechos humanos y de las mujeres”.

“Finalmente conversamos, intentaron convencerme de que el socialismo puede sacar esto adelante. Les expliqué que nosotros no nos íbamos a entender, que la próxima vez no se presentaran de esa forma, que podían llegar a mi casa, que es algo que no han hecho, a mí nunca me han enviado una citación, ni una llamada por teléfono. Me dijeron que habría otros encuentros”.

“Para los próximos encuentros se me comenzará a dar por desaparecida, esa palabrita a la que ellos le tienen tanto miedo. Esta vez fue secuestro, acoso, intimidación, coacción y la próxima vez va a ser desaparición”, advirtió González Velázquez.

«Esto fue un secuestro arbitrario que no debemos seguir soportando», concluyó.

(IR A FUENTE)