Roberto González Pelegrín, miembro de la Unión Pariótica de Cuba (UNPACU), informa que fue detenido desde el día 14 y hasta el 16 de noviembre, luego de que se personaran en su vivienda, alrededor de las 7:00 p.m., varios agentes del Departamento de la Seguridad del Estado (DSE) y de la Policía Nacional (PNR), del municipio Baracoa.

«Se presentaron con una orden de registro firmada por ellos mismos y en mi vivienda no encontraron nada de lo que ellos querían para tratar de llevarme a la cárcel. Me llevaron a la unidad policial de Baracoa y el interrogatorio comenzó a la 1:00 de la madrugada, me amenazaron con ir a prisión, me dijeron que abandonara el país, una característica de estos paramilitares para tratar de marginar a la oposición poítica en Cuba. Me introdujeron a los calabozos donde había decenas de jóvenes, adolescentes, que también querían salir a las calles a reclamar su propio derecho», dijo el activista refiriéndose al día de su detención.